ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“La diferencia entre las tácticas de Hamás e Israel”, David Mandel

David MandelHamás hoy tiene cohetes, llamados M-302 o R-160, de mayor alcance y más precisión que los que usó en encuentros anteriores. El único propósito de estos cohetes es matar israelíes, de acuerdo a la declaración de un vocero de Hamás: “Todos los israelíes son hoy blancos legítimos.” Hamás no avisa a Israel cuando dispara un cohete a Tel Aviv, Ashkelon o Beersheba, confiando en que la sorpresa tome desprevenidos a los israelíes.

Hamás, si no logra matar israelíes, tiene un segundo objetivo: conseguir que mueran pobladores de Gaza, con lo cual, pagando un costo para ellos bajo, ya que es una cultura que glorifica la muerte, consiguen un triunfo propagandista: confirmar su status de víctimas. Para lograr ese objetivo, disparan sus cohetes desde lugares densamente poblados, almacenan sus explosivos en hospitales y mezquitas, y utilizan a sus pobladores, incluyendo mujeres y niños, como escudos humanos.

En contraste, los bombardeos israelíes tienen varios objetivos: destruir los lugares desde donde Hamás dispara cohetes, liquidar a los jefes del terrorismo y destruir sus casas, destruir los almacenes y fábricas de cohetes y explosivos. Sabiendo que Gaza es un lugar densamente poblado, Israel trata de evitar que los civiles palestinos sean afectados por la guerra. Los aviones arrojan volantes, y envían mensajes de texto anunciando, con suficiente anticipación, que tal y tal casa será blanco de bombardeo, y, por lo tanto, pide a los habitantes de la casa que la desocupen.

La tragedia más grande en lo que va en esta guerra fue la muerte de 7 personas de la misma familia en Khan Yunis, una ciudad de Gaza, lo que dio motivo a Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, para acusar a Israel de genocidio y comparar la muerte de las siete personas con Auschwitz (donde murieron 1,500,000 personas). La realidad es la siguiente: la casa pertenecía a un comandante terrorista. La familia fue avisada para que desocupe la casa, y la desocuparon. Pero, pocos minutos más tarde regresaron para servir de escudos humanos, no se sabe si en forma voluntaria u obligados por Hamás. El cohete fue disparado por las fuerzas israelíes bajo el convencimiento de que la casa había sido desocupada. Naturalmente, esto fue de inmediato aprovechado por Hamás que denunció la “masacre de mujeres y niños”.

Un periodista extranjero le preguntó al vocero del Ejercito de Defensa de Israel, “¿No considera usted que la muerte de varias decenas de palestinos, sin que haya ocurrido una sola muerte hasta ahora en Israel, constituye un crimen de guerra?” El vocero le respondió: “El verdadero crimen de guerra es la intención de causar cientos de muertos disparando cohetes a centros intensamente poblados como son las ciudades israelíes de Tel Aviv, Ashdod, Ashkelon, Beersheba y muchas otras. Si esa intención de Hamás no se ha realizado no es por falta de voluntad de ellos sino sólo gracias a nuestra defensa antiaérea y a la disciplina de nuestra población que, tan pronto escucha la sirena, entra a refugios.”

Y aquí va algo que nunca leerán en el New York Times, El País o The Guardian, ni será mencionado por CNN, BBC o Aljezira: no en este conflicto ni en ninguno anterior Israel ha cortado el suministro de electricidad, agua y combustibles a Gaza, o ha dejado de atender casos humanitarios de Gaza en los hospitales israelíes.

David Mandel© escritor israelí. Mi Enfoque #511, Julio 11, 2014, enfoque@netvision.net.il

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: