ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Mitos y realidades”, Mitchell Geoffrey Brad

Prefacio

“El gran enemigo de la verdad no es muy a menudo la mentira —deliberada,
fabricada, deshonesta— sino el mito —persistente, persuasivo y repetido”.
—Presidente John F. Kennedy*

Mitos y realidades Michell G. BardCon frecuencia me piden que diga cuál es el mito más persistente respecto al Oriente Medio. La respuesta es la sugerencia, de una u otra forma, de que los israelíes no quieren la paz.
Nadie anhela la paz más desesperadamente que los israelíes, que han sobrevivido siete guerras y una permanente campaña de terror por casi seis décadas.
Es por esto, como se aborda en este libro, que Israel ha buscado arreglos en repetidas ocasiones, a menudo con gran riesgo, que le ponga fin al conflicto.
Cada vez que se lanza una nueva iniciativa de paz, acrecen nuestras esperanzas de que no necesitaremos publicar otra edición de Mitos y realidades, que se imprimió por primera vez hace más de 40 años. Nos mantenemos optimistas de que los vecinos de Israel aceptarán un estado judío en su medio. En el ínterin, los viejos mitos, incluidos los antiguos libelos sangrientos, siguen reciclándose al tiempo que se promulgan nuevas calumnias, que no deben quedarse sin respuesta.
Mitos y realidades no evade los golpes cuando se trata de asumir las responsabilidades de Israel por acontecimientos y políticas que afectan su imagen.
Los amigos de Israel no tratan de encubrir la verdad, pero sí intentan poner los acontecimientos en su propio contexto. Ése es nuestro objetivo. Cuando los amigos critican a Israel, lo hacen porque quieren que el país sea mejor. Los detractores de Israel no persiguen tal cosa; sólo les interesa deslegitimar el país, distanciar a Israel de sus aliados y laborar por su destrucción.
Esta nueva edición incluye los fundamentos históricos del conflicto y brinda hechos documentados para responder a los mitos más comunes. Para saber más, visite nuestra Biblioteca Judía Virtual (www.JewishVirtualLibrary.org), donde continuamente actualizamos la edición digital de Mitos, archivamos material que no pudimos incorporar al libro y presentamos importantes documentos originales. A la AICE le place también ofrecer traducciones virtuales en español, alemán, portugués, ruso, francés, sueco y hebreo. Además, tenemos un servicio de enlace de comunicaciones electrónicas (listserv) para mitos y realidades semanales y otras actualizaciones periódicas. Para ingresar, visite la sección de noticias de la biblioteca.
La AICE está particularmente agradecida a los auspiciadores de esta edición: la Fundación Harry y Jeanette Weinberg y a Evelyn y el Dr. Shmuel Katz de Bal-Harbour, Florida.
«Los hechos son cosas fehacientes», dijo John Adams, «y sean cuales fueren nuestros deseos, nuestras inclinaciones o los dictados de nuestra pasión, no pueden alterar el estados de los hechos y la evidencia». Las páginas que siguen presentan los hechos fehacientes acerca del conflicto árabe-israelí.
Son las mejores armas que tenemos para garantizar que la verdad triunfe sobre el mito.

Mitchell G. Bard
Enero del 2006
* Discurso en la ceremonia de graduación de la Universidad de Yale (11 de junio de 1962).

1. Las raíces de Israel

MITO

«Los judíos no tienen ningún derecho legal a la tierra que llaman Israel»

REALIDAD

Un error común es creer que todos los judíos fueron empujados a la Diáspora por los romanos, después de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén en el año 70 de la E.C., y luego, 1,800 años después, regresaron súbitamente a Palestina exigiendo que les devolvieran su país. En realidad, el pueblo judío ha conservado nexos con su patria histórica por más de 3.700 años.
El pueblo judío funda su derecho a la tierra de Israel en al menos cuatro premisas: 1) el pueblo judío colonizó y desarrolló la tierra, 2) la comunidad internacional le concedió al pueblo judío soberanía política en Palestina, 3) el territorio fue tomado en guerras defensivas y 4) Dios prometió la tierra al patriarca Abraham.
Aun después de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén y del comienzo del exilio, la vida judía en la tierra de Israel prosiguió y, con frecuencia, prosperó. Para el siglo IX se habían restablecido grandes comunidades en Jerusalén y Tiberias. En el siglo XI, había comunidades judías en Rafa, Gaza, Ascalón, Jafa y Cesarea.
Los cruzados masacraron a muchos judíos durante el siglo XII, pero la comunidad se repuso en los próximos dos siglos en la medida en que gran número de rabinos y peregrinos judíos inmigraron a Jerusalén y Galilea. Prominentes rabinos establecieron comunidades en Safed, Jerusalén y en otros lugares durante los próximos 300 años.
A principios del siglo XIX —años antes del nacimiento del moderno movimiento sionista— más de 10.000 judíos vivían en el territorio del actual Israel.1 Los 78 años que duró levantar la nación, a partir de 1870, culminaron en el restablecimiento del Estado judío.
El «certificado de nacimiento» internacional de Israel estaba validado por la estadidad judía en la tierra de Israel en los tiempos bíblicos, la ininterrumpida presencia judía a partir de la época de Josué; la Declaración de Balfour de 1917; el mandato de la Liga de las Naciones, que incorporó la Declaración de Balfour; la admisión de Israel en la ONU en 1949; el reconocimiento de Israel por la mayoría de otros estados y, sobre todo, la sociedad creada por el pueblo de Israel en décadas de próspera y dinámica existencia nacional.

Mitchell G. Bard© Traducción al español: Vicente Echerri ISBN 0-971-2945-4-2

Continuará

Anuncios

3 comentarios el ““Mitos y realidades”, Mitchell Geoffrey Brad

  1. Pingback: “Mitos y realidades”, Mitchell Geoffrey Brad | israel latina

  2. Pingback: “Mitos y realidades”, Mitchell Geoffrey Brad | israel latina

  3. Pingback: “Mitos y realidades”, Mitchell Geoffrey Brad | ISRAEL LATINA | Crónicas de un Sapín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: