ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Mitos y realidades”(IV), Mitchell Geoffrey Brad

MITO

«La “posición tradicional” de los árabes en Palestina fue puesta en peligro por el asentamiento judío».

REALIDAD

Durante muchos siglos, Palestina fue un territorio —escasamente poblado, pobremente cultivado y en extremo abandonado— de colinas erosionadas, desiertos arenosos y ciénagas infectadas de malaria. Hasta en 1880, el cónsul norteamericano en Jerusalén informaba que la zona mantenía su decadencia histórica. «La población y riqueza de Palestina no han aumentado durante los últimos cuarenta años», afirmaba.12
El Informe de la Real Comisión sobre Palestina cita una relación de la planicie costera [de la zona] en 1913:
La carretera que va de Gaza al norte era sólo un camino de verano adecuado para el transporte en camellos y carretas… no había naranjales, ni se veían huertos ni viñedos hasta que uno llegaba a [la aldea judía de] Yabna [Yavne]… La parte occidental, hacia el
mar, era casi un desierto… Las aldeas en esta área eran pocas y escasamente pobladas. Muchas ruinas de aldeas salpicaban la región, pero debido a la frecuencia de la malaria, muchas de ellas habían sido abandonadas por sus habitantes.13
Sorprendentemente, muchas personas que no simpatizaban con la causa sionista creyeron que los judíos mejorarían las condiciones de los árabes palestinos.
Por ejemplo, Dawood Barakat, editor del periódico egipcio Al-Ahram, escribió:
«Es absolutamente necesario llegar a un entendimiento entre sionistas y árabes, porque la guerra de palabras sólo puede hacer mal. Los sionistas son necesarios al país: el dinero que traerán, su conocimiento y su inteligencia, y la industriosidad que los caracteriza, contribuirán sin duda a la regeneración del país».14
Incluso un dirigente nacionalista árabe creía que el regreso de los judíos a su patria ayudaría a resucitar el país. Según el jerife Hussein, el custodio de los Santos Lugares islámicos de Arabia:
Los recursos del país son aún un terreno virgen y serán desarrollados por los inmigrantes judíos. Una de las cosas más notables hasta los tiempos recientes era que el palestino solía abandonar el país, vagando por alta mar en todas direcciones.
Su suelo nativo no podía retenerlo, aunque sus antepasados hubieran vivido en él por 1,000 años. Al mismo tiempo hemos visto que los judíos de países extranjeros acuden a Palestina provenientes de Rusia, Alemania, Austria, España y América. La causa de las causas podría no pasar inadvertida a los que tenían el don de un discernimiento más profundo. Sabían que el país era para sus hijos originales (abna’ihilasliyin), pese a
todas sus diferencias, una patria sagrada y amada. El regreso de estos exiliados (jaliya) a su patria probará [ser] material y espiritualmente una escuela experimental para sus hermanos, que están con ellos en los campos, las fábricas, los oficios y en todas las cosas relacionadas con el trabajo y la faena.15
Tal como Hussein lo previera, la regeneración de Palestina, y el crecimiento de su población, se produjo solamente después de que los judíos regresaron en gran número.

Mitchell G. Bard© Traducción al español: Vicente Echerri ISBN 0-971-2945-4-2

Notas:

12 Ben Halpern, The Idea aof a Jewish State, (MA: Harvard University Press, 1969), p. 108.
13 Palestine Royal Comission Report, p. 233.
14 Neville Mandel , “Attempts at an Arab-Zionist Entente: 1913-1914”, Middle Eastern Studies (Abril de 1965), p. 233
15 Al-Quibla, (23 de marzo de 1918) citado en Battleground-Fact and fantasy in Palestine, de Samuel Katz (NY: Bantam Books, 1977), p. 128.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: