ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Una camioneta blanca”, Juan Alejo Sánchez Streger

DSC00280-435x580Veinte  años pasaron desde que en algún lugar, una camioneta blanca abandonara su estacionamiento.
Una camioneta blanca que transitaba tranquila por las calles de Buenos Aires. Una camioneta que llevaba gente poco normal. Una camioneta que viajaba sin que nadie sospechara nada de nada.
Veinte años desde que volara en pedazos la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (A.M.I.A.), en manos de asesinos cobardes que no creían en la tolerancia.
Veinte años que ochenta y cinco familias tienen un hueco entre sus integrantes.
Fue un 18 de julio, cuando una camioneta blanca se estrelló y no accidentalmente, contra la fachada de un edificio de la calle Pasteur. Dejando daños irreparables en ochenta y cinco familias.
Hace veinte años que tengo el recuerdo de levantarme de la cama, con mis escasos siete años, a ver dibujos animados en la televisión, recorrer todos los canales y solo encontrar piedras, una encima de otra, bomberos y gente voluntaria ayudando a sacarlas, camillas y ambulancias sacando personas debajo de los escombros. Esa escena fue la misma durante los días siguientes. Al pasar el tiempo, sentado en la cama de mis padres, mirando televisión con mi madre vi como el mismo día del atentado una persona común se acercaba a un oficial de policía para averiguar qué era lo terrible que había ocurrido y recibir como respuesta: los rusitos se fueron al cielo…
Veinte años que la gente se junta, año tras año, en la calle Pasteur para pedir justicia, justicia y más justicia, escuchando cada año la sirena a las 9:53 a.m., que recuerda el arrebato de la vida de ochenta y cinco personas.
Veinte años que desde un acto criminal, a bordo de una camioneta blanca, tenemos ochenta y cinco razones para pedir Justicia.

Juan Alejo Sánchez Streger©

Juan Alejo nació en Argentina hace 27 años.
Participó activamente en las comunidades judías de “Or Israel – el Kinder de Planes” y “Adat Israel” el templo de Asamblea. Realizó el curso de madrij  en “Bamá”. En Noviembre de 2002 llegó a Israel junto a 22 adolescentes provenientes de Uruguay, Paraguay y Argentina a través del Plan Naalé.
Habiendo realizado en Buenos Aires el curso de reanimación cardiopulmonar de la Sociedad Cardiológica profundizó sus conocimientos de primeros auxilios, siendo voluntario del “Maguen David Adom”  filiales Naharia y Menashé, recibiendo una distinción por su dedicación y compromiso. Terminó sus estudios secundarios en el colegio “Mevoot Iron” y fue becado en su viaje a Polonia recorriendo la tierra de sus antepasados y los campos de concentración y exterminio. Sirvió como enfermero combatiente en el Ejército de Defensa de Israel. Actualmente trabaja y cursa la carrera de Historia y Arqueología en la Universidad de Haifa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: