ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Mitos y realidades” (V), Mitchell G. Bard

Mark Twain, que visitó Palestina en 1867, la describió como «…[un] país desolado cuyo suelo es bastante rico, pero tomado enteramente por la malezas: una extensión callada y triste… La desolación es tal que ni siquiera la imaginación puede congraciarse con el esplendor de la vida y de la acción… Nunca vimos a un ser humano en toda la ruta… Apenas si había un árbol o arbusto en alguna parte. Hasta los olivos y los cactus, esos constantes amigos de los suelos más pobres, casi han desertado del país».16

MITO

«El sionismo es racismo».

REALIDAD

En 1975, la Asamblea General de LA ONU adoptó una resolución en que difamaba al sionismo al igualarlo con el racismo. El sionismo es el movimiento nacional de liberación del pueblo judío, que sostiene que éste, al igual que cualquier otra nación, tiene derecho a una patria.
La historia ha demostrado la necesidad de garantizar la seguridad de los judíos mediante un hogar nacional. El sionismo reconoce que el judaísmo es definido por un origen, una religión, una cultura y una historia compartidas.
Más de cinco millones de judíos, provenientes de más de 100 países, que son ciudadanos de Israel, ejemplifican la realización del sueño sionista.
La Ley del Retorno a Israel les garantiza ciudadanía automática a los judíos, pero los no judíos también tienen derecho a convertirse en ciudadanos, conforme a procedimientos de naturalización semejantes a los que existen en otros países.
Aproximadamente 1.000.000 de musulmanes y cristianos árabes, drusos, bahais, circasianos y de otros grupos étnicos también están representados en la población de Israel. La presencia en Israel de miles de judíos de piel oscura provenientes de Etiopía, Yemen y la India es la mejor refutación a la calumnia contra el sionismo. En una serie de históricos puentes aéreos, llamados Moisés (1984), Josué (1985) y Salomón (1991), Israel rescató a más de 20.000 miembros de la antigua comunidad judía etíope.
El sionismo no discrimina a nadie. El carácter abierto y democrático de Israel, y su escrupulosa protección de los derechos religiosos y políticos de cristianos y musulmanes, rebate la acusación de exclusividad. Además, cualquier persona —judío o no judío, israelí, norteamericano, o saudita; negro, blanco, amarillo o púrpura— puede ser sionista.

Al escribir después de darse a conocer la «Operación Moisés», William Safire apuntaba: «…Por primera vez en la historia, millares de negros están siendo llevados a un país, no en cadenas, sino con dignidad; no como esclavos, sino como ciudadanos».17

En contraste, los estados árabes definen la ciudadanía estrictamente por el parentesco nativo. Es casi imposible convertirse en ciudadano por naturalización en muchos estados árabes, especialmente Argelia, Arabia Saudita y Kuwait. Varias naciones árabes tienen leyes para facilitar la naturalización de árabes extranjeros, con la específica excepción de los palestinos. Jordania, por otra parte, promulgó su propia «ley de retorno» en 1954, en la que se les otorga la ciudadanía a todos los anteriores residentes de Palestina, excepto a los judíos.18
Elegir la autodeterminación de los judíos en particular es en sí misma una forma de racismo. En 1968, abordado por un estudiante de Harvard que atacó el sionismo, Martin Luther King respondió: «Cuando la gente critica a los sionistas, quieren decir judíos. Usted está hablando de antisemitismo».19
La resolución de la ONU de 1975 fue parte de la campaña antiisraelí de soviéticos y árabes durante la Guerra Fría. Casi todos los no árabes que apoyaron la resolución se han excusado y han cambiado su postura. Cuando la Asamblea General votó para rechazar la resolución en 1991, sólo algunos estados árabes y musulmanes, así como Cuba, Corea del Norte y Vietnam, se opusieron.

Mitchell G. Bard© Traducción al español: Vicente Echerri ISBN 0-971-2945-4-2

Nota:

16 Mark Twain, The Innocents Abroad, (Londres, 1881).
17 New York Times, (7 de enero de 1985).
18 Jordanian Nationality Law, Artículo 3 (3) de la ley No. 6 de 1954 Official Gazette, No. 1171, 16 de febrero de 1954.
19 Seymour Martin Lipset, “The Socialism of Fools-The Left, The Jews and Israel,” Encounter, (diciembre de 1969), p.24.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: