ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Mitos y realidades” 2do. capítulo: El período del mandato británico (II), Mitchell G. Bard

MITO

 

«Los británicos permitieron que los judíos inundaran Palestina, mientras la inmigración árabe fue estrechamente controlada».

REALIDAD

 

La respuesta británica a la inmigración judía sienta un precedente de apaciguamiento a los árabes, que no cambió durante el Mandato. Los británicos le impusieron restricciones a la inmigración judía mientras dejaban que los árabes entraran libremente en el país. Al parecer, Londres no creía que los inmigrantes árabes afectarían la capacidad de absorción del país.
Durante la primera guerra mundial, la población judía de Palestina declinó debido a la guerra, el hambre, las enfermedades y la expulsión [decretada] por los turcos. En 1915, aproximadamente 83.000 judíos vivían en Palestina entre 590.000 árabes musulmanes y cristianos. Según el censo de 1922, la población judía era de 84.000 habitantes, mientras los árabes ascendían a 643.000.4 Luego, la población árabe creció exponencialmente mientras la de los judíos se estancó.
A mediados de la década del veinte, la inmigración de judíos a Palestina aumentó fundamentalmente debido a una legislación económica antijudía en Polonia y a la imposición de cuotas restringidas de Washington.5

Inmigrantes judíos a Palestina6

1919 1.806 1931 4.075
1920 8.233 1932 12.533
1921 8.294 1933 37.337
1922 8.685 1934 45.267
1923 8.175 1935 66.472
1924 13.892 1936 29.595
1925 34.386 1937 10.629
1926 1.3855 1938 14.675
1927 3.034 1939 31.195
1928 2.178 1940 10.643
1929 5.249 1941 4.592
1930 4.944    

El número récord de inmigrantes en 1935 (véase la tabla) fue una respuesta a la creciente persecución de judíos en la Alemania nazi. Sin embargo, la administración británica consideraba esta cifra demasiado grande, de manera que a la Agencia Judía se le informó que menos de un tercio de la cuota que había solicitado sería aprobada en 1936.7
Los británicos cedieron aún más a las exigencias árabes al anunciar en el Informe Oficial de 1939 que un estado árabe independiente se crearía en el transcurso de un período de diez años, y que la inmigración judía había de limitarse a 75.000 por el resto de los próximos cinco años, después de los cuales cesaría totalmente. También prohibía ventas de tierras a judíos en el 95 por ciento del territorio de Palestina. Los árabes, sin embargo, rechazaron la propuesta.
En contraste, durante el período del mandato, la inmigración árabe nunca se restringió. En 1930, la Comisión Hope Simpson, enviada desde Londres para investigar los motines árabes de 1929, dijo que la práctica británica de ignorar la inmigración árabe, ilegal e incontrolada, desde Egipto, Transjordania y Siria tenía el efecto de desplazar a los posibles inmigrantes judíos.8
El gobernador británico de Sinaí de 1922-36 hizo esta observación: «Esta inmigración ilegal no proviene sólo del Sinaí, sino también de Transjordania y Siria, y es muy difícil probar la miseria de los árabes si, al mismo tiempo, a sus compatriotas de estados limítrofes no se les puede impedir que entren a compartir esa miseria».9
La Comisión Peel informó en 1937 que la «escasez de tierra…se debe menos a la cantidad de tierra adquirida por judíos que al aumento de la población árabe».10

Mitchell G. Bard© Traducción al español: Vicente Echerri ISBN 0-971-2945-4-2

Notas:

4 Arieh Avneri, The Claim of Dispossession, (Tel Aviv: Heidelkel Press, 1984), p.28; Yehoshua Porath Palestinian Arab National Movement, 1918-1929, (Londres: Frank Cass, 1974), pp. 17-18.
5 Porath (1974), p. 18.
6 Yehoshua Porath, o. cit, pp. 17-18, 39
7 Cohen, o. cit., p. 53.
8 John Hope Simpson, Palestine: Report on Inmigration, Land Settlement and Development, (Londres, 1930), p. 126.
9 Palestine Royal Comission Report [Informe de la Comisión Real sobre Palestina], p. 291.
10 Ibid., p. 242.

Ir a la primera nota: https://israelatina.com/2014/07/13/mitos-y-realidades-mitchell-geoffrey-brad/

Continuará

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: