ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“La UNRWA debe cesar de funcionar en Gaza”, David Mandel

UNRWA-espana3UNRWA son las siglas en inglés de la United Nations Relief and Works Agency, la agencia de las Naciones Unidas creada en 1949 para resolver el problema de los refugiados palestinos. Debo mencionar que para el millón de refugiados judíos expulsados de los países árabes no se creó ninguna agencia.
 
En los últimos días UNRWA estuvo en las noticias cuando encontraron bombas y cohetes en sus escuelas, las cuales los empleados de UNRWA entregaron de inmediato a Hamás, que procedió a dispararlos a Israel.
 
Jordania es el único país árabe que ha otorgado ciudadanía a los refugiados palestinos y a sus descendientes. Todos los otros países árabes se niegan a hacerlo. La UNRWA coopera con ellos al no promover esa solución ni presionarlos para que cumplan con sus responsabilidades hacia los refugiados, la mayoría de los cuales han nacido en esos países. Al contrario, la UNRWA se opone a que se les proporcione residencias permanentes, como ocurrió en 1985 cuando Israel propuso mudar 1,300 refugiados palestinos a modernas unidades de vivienda cerca de Nablus. Las Naciones Unidas prohibieron que se les mude ya que constituiría “una violación de su derecho inalienable a retornar a sus hogares originales”.
 
Mientras exista la UNRWA con sus intereses creados, y su negativa a encontrar soluciones al problema de los refugiados palestinos que no impliquen la destrucción de Israel, los refugiados continuarán viviendo una vida de miseria y desesperación en sus campos, y el conflicto israelí palestino no podrá ser resuelto.
 
En un ejemplo clásico del proverbio que dice, “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”, la UNRWA, durante los últimos 60 años, ha perennizado un status que hubiese sido resuelto en pocos años si se tratase de cualquier estado que no fuese el Estado Judío de Israel.
 
La UNRWA ha convertido a los palestinos en dependientes pasivos de una gigantesca agencia burocrática, que hoy cuenta con 27,000 empleados palestinos. Es, de lejos, la organización más grande que opera en los territorios de la Autoridad Palestina.
 
Con la llamada “asistencia humanitaria”, bajo la cual está viviendo ya una cuarta generación, la Agencia ha logrado eliminar todo vestigio de ambición y progreso que hayan tenido los palestinos, y ha ocasionado que vivan obsesionados por el odio, el fanatismo,  el revanchismo y las ilusas esperanzas de una eventual destrucción de Israel. En vez de contribuir a la solución, la UNRWA es parte del problema.
 
En la franja de Gaza, territorio gobernado por la organización terrorista palestina Hamás, habitan un millón ochocientos mil palestinos.
 
Un millón de los palestinos de Gaza, más de la mitad de la población, tiene el status de “refugiados”, de los cuales medio millón, vive en campos de refugiados.
 
Si un refugiado, según la Real Academia de la Lengua Española, es una persona que se ve obligada a buscar refugio fuera de su país, y según las Naciones Unidas, está afuera del país de su nacionalidad, el corolario de ambas definiciones, prácticamente idénticas, lo  podemos resumir parafraseando a la Biblia: Nadie es refugiado en su tierra*

Silogismo:
·        Gaza es un territorio palestino, gobernado por palestinos, donde habitan solamente palestinos
·        Una persona no puede tener status de refugiado en su propio país. Es decir, palestinos no pueden tener status de refugiados en Gaza, territorio palestino.
·        Por lo tanto, los palestinos a quienes la UNRWA considera refugiados, que habitan en Gaza, no son  refugiados.

Mi Enfoque #515, Julio 30, 2014, por David Mandel, enfoque@netvision.net.il

Anuncios

Un comentario el ““La UNRWA debe cesar de funcionar en Gaza”, David Mandel

  1. generacionjudia
    30 julio, 2014

    Reblogueó esto en Generacion Judiay comentado:
    En los últimos días UNRWA estuvo en las noticias cuando encontraron bombas y cohetes en sus escuelas, las cuales los empleados de UNRWA entregaron de inmediato a Hamás, que procedió a dispararlos a Israel.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: