ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“El brutal momento del califa Ibrahim”, Daniel Pipes

Tras una ausencia de 90 años, la antigua institución del califato volvía decididamente a la vigencia la primera jornada del ramadán del año 1435 de la Hégira, equivalente al 29 junio de 2014. Este asombroso renacimiento remata de forma simbólica el auge islamista iniciado hace 40 años. La analogía occidental sería el anuncio de la restauración del Imperio de los Habsburgo, que remontaba su legitimidad a la antigua Roma.

¿De dónde viene esta audaz maniobra? ¿Puede durar el califato? ¿Cuál será su impacto?

Para los profanos, una revista rápida del califato (que viene del árabe jilafa, que significa “sucesión”): según la historia musulmana canónica, se origina en el 632 d.C., a la muerte del profeta islámico Mahoma, desarrollado de forma espontánea, llenando la necesidad de un líder temporal de la naciente comunidad musulmana. El califa pasa a ser el heredero no-profeta de Mahoma. Tras los primeros cuatro califas, el cargo pasa a ser consuetudinario.

Desde el principio, los fieles discrepaban en torno a la cuestión de si el califa debía ser el musulmán más dotado y religioso o el pariente más próximo a Mahoma; las diferencias resultantes acabaron definiendo las ramas sunní y chií del Islam, respectivamente, provocando el profundo cisma que todavía perdura.

Un único califato administró todos los territorios musulmanes hasta el año 750; por entonces dos series de cambios se combinaron espontáneamente para reducir su influencia. En primer lugar, las provincias distantes empezaron a escindirse, llegando algunas a crear califatos rivales – como España. En segundo lugar, la propia institución fue decayendo progresivamente y fue tomada por conquistadores tribales y esclavos castrenses, de forma que el linaje dinástico de califas original solamente gobernó en la práctica hasta el año 940 más o menos. Otras dinastías adoptaron entonces el título como privilegio de influencia política.

La institución prolongó su vigencia en una forma endeble durante un milenio hasta que, en un dramático acto de rechazo tajante, Kemal Atatürk, padre de la Turquía moderna, puso punto y final a sus últimos vestigios en 1924. A pesar de diversos intentos posteriores de restaurarlo, la institución dejó de existir, símbolo de la dispersión de los países de mayoría musulmana y anhelado objetivo entre los islamistas.

2874Y así permaneció durante 90 años, hasta que el grupo conocido como el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) difundió una declaración en cinco idiomas (versión en inglés: Esta es la Promesa de Alá) anunciando la fundación de un nuevo califato bajo el “califa” Ibrahim. El califa Ibrahim (alias Dr. Ibrahim Awwad Ibrahim), de unos 40 años de edad, es oriundo de Samarra, Irak, combatió en Afganistán y después en Irak. Ahora reivindica ser el líder de “los musulmanes de todas partes” y exige su juramento de fidelidad. Todos los demás gobiernos musulmanes han perdido la legitimidad, afirma. Además, los musulmanes han de desechar “la democracia, el secularismo y el nacionalismo, así como todas las demás ideas y desperdicios procedentes de Occidente”.

Reanimar el califato universal significa, anuncia La Promesa de Alá, que ha finalizado “el largo sueño en la oscuridad del olvido”. “El astro de la yihad ha salido. Las felices nuevas de bien brillan. El triunfo asoma por el horizonte”. Los infieles están aterrorizados con razón porque, mientras tanto “oriente como occidente” se someten, los musulmanes “gobernarán la tierra”.

Palabras pomposas, claro está, pero también palabras con cero posibilidades de éxito. El Estado Islámico de Irak y Siria ha disfrutado del apoyo de países como Turquía o Qatar – pero para combatir en Siria, no para fundar una hegemonía global. Las potencias próximas – los kurdos, Irán, Arabia Saudí, Israel (y con el tiempo puede que también Turquía)) – califican al Estado Islámico de enemigo absoluto, igual que prácticamente todos los movimientos islámicos rivales, incluyendo a Al-Qaeda. (Únicas excepciones: el Boko Haram; gazatíes dispersos; y una organización paquistaní nueva). El califato tiene ya problemas para administrar conquistas territoriales del tamaño de Gran Bretaña, dificultades que crecerán a medida que sus poblaciones sometidas experimenten de primera mano la miseria sin paliativos de la dictadura islamista. (La aparente captura de la Presa de Mosul por su parte el 3 de agosto vaticina crímenes inenarrables, que incluyen el corte del abastecimiento de luz y agua; o incluso la creación de inundaciones catastróficas).

Predigo que el Estado Islámico, abocado a la hostilidad tanto de los vecinos como de sus sometidas poblaciones, no durará mucho tiempo.

Dejará una herencia, no obstante. Con independencia de lo catastrófico del destino del califa Ibrahim y sus siniestros acólitos, han logrado resucitar una institución central del islam, volviendo a hacer del califato una realidad vibrante. Islamistas de todo el mundo recordarán su momento de brutal gloria como un tesoro y se sentirán inspirados por ello.

2879
Para los no musulmanes, esta novedad reviste implicaciones complejas y espinosas. En la vertiente negativa, los islamistas violentos se sentirán animados a la hora de lograr sus repugnantes objetivos, dejando una estela de casquería a su paso. Por la parte positiva, el bárbaro fanatismo del califato surtirá el saludable efecto de despertar a muchos de los que todavía están dormidos frente a los horrores del programa islamista.

Daniel Pipes©
The Washington Times, 5 de Agosto de 2014. Original en Inglés: Caliph Ibrahim’s Brutal Moment

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: