ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Mitos y realidades” 4to. capítulo: La guerra de 1948, Mitchell G. Bard

MITO

«Los judíos comenzaron la primera guerra con los árabes».

REALIDAD

004El presidente del Supremo Comité Árabe dijo que los árabes «lucharían por cada pulgada de su país».1 Dos días después, los santones de la Universidad de Al-Azha en el Cairo llamaron al mundo musulmán a convocar una guerra santa (yijad) contra los judíos.2 Jamal Husseini, el portavoz del Supremo Comité Árabe había dicho a la ONU antes de que se votara la partición que los árabes «empaparían el suelo de nuestro amado país con la última gota de nuestra sangre…».3

La predicción de Husseini comenzó a hacerse realidad casi inmediatamente después de que la ONU aprobaran la resolución que dividía el territorio el 29 de noviembre de 1947. Los árabes declararon una huelga de protesta e instigaron motines que les costaron la vida a 62 judíos y 32 árabes. La violencia siguió acrecentándose hasta fines del año.4

Los primeros asaltos en gran escala comenzaron el 9 de enero de 1948, cuando aproximadamente 1.000 árabes atacaron las comunidades judías del norte de Palestina.

En febrero, los británicos dijeron que se habían infiltrado tantos árabes que ellos carecían de fuerzas para hacerles retroceder.5

En efecto, los británicos les entregaron sus bases y armamentos a árabes irregulares y a la Legión Árabe.

En la primera fase de la guerra, que duró del 29 de noviembre de 1947 hasta el 1 de abril de 1948, los árabes palestinos se mantuvieron a la ofensiva, con ayuda de voluntarios de los países vecinos. Los judíos sufrieron grandes bajas y se interrumpió el tránsito a lo largo de la mayoría de sus principales carreteras.

El 26 de abril de 1948, el rey Abdula de Transjordania dijo: Todos nuestros esfuerzos por encontrar una solución pacífica al problema palestino han fracasado. El único camino que nos queda es la guerra. Tendré el placer y el honor de salvar a Palestina.6

El 4 de mayo de 1948, la Legión Árabe atacó Kfzar Ezión. Los defensores los repelieron, pero la Legión regresó una semana después. Luego de dos días de combate, los colonos, mal equipados e inferiores en número, fueron batidos. A muchos defensores los masacraron después de que se habían rendido.7 Esto fue antes de la invasión de los ejércitos regulares árabes que siguió a la declaración de independencia de Israel. La ONU culparon a los árabes de la violencia; pero ni los árabes ni los británicos permitieron nunca que la Comisión de Palestina de ONU fuera al país a poner en vigor la resolución. El 16 de febrero de 1948, la Comisión informó al Consejo de Seguridad que poderosos intereses árabes, tanto dentro como fuera de Palestina, están desafiando la resolución de la Asamblea General y empeñados en un deliberado esfuerzo de alterar por la fuerza el arreglo contemplado al respecto.8

Los árabes no dudaron en asumir la responsabilidad por el comienzo de la guerra. Jamal Husseini le dijo al Consejo de Seguridad el 16 de abril de 1948: El representante de la Agencia Judía nos dijo ayer que ellos no eran los atacantes, que los árabes habían comenzado la contienda.

Nosotros no negamos esto. Le dijimos a todo el mundo que íbamos a luchar.9

El comandante británico de la Legión Árabe del Jordán, John Bagot Gubb, reconoció que: A principios de enero, los primeros destacamentos del Ejército de Liberación Árabe comenzaron a infiltrarse en Palestina procedentes de Siria. Algunos vinieron a través de Jordania e incluso a través de Amman…Ellos iban en realidad a propinar el primer golpe para la ruina de los árabes de Palestina.10

Pese a las desventajas en número, organización y armamentos, los judíos comenzaron a tomar la iniciativa en las semanas que siguieron al 1 de abril hasta la declaración de independencia el 14 de mayo. El Haganah capturó varias ciudades importantes, incluidas Tiberias y Haifa, y temporalmente abrió la carretera a Jerusalén.

La resolución para dividir el territorio nunca fue suspendida o rescindida. Por consiguiente, Israel, el Estado judío en Palestina, nació el 14 de mayo, al tiempo que los británicos abandonaban finalmente el país. Cinco ejércitos árabes (Egipto, Siria, Transjordania, Líbano e Irak) inmediatamente invadieron Israel. Sus intenciones fueron declaradas por Azzam Pashá, Secretario General de la Liga Árabe: «Esta será una guerra de exterminio y de grandes masacres, de la cual se hablará como de las masacres mongolas y de las cruzadas».11

Mitchell G. Bard© Traducción al español: Vicente Echerri ISBN 0-971-2945-4-2

Notas:

1 New York Times, (1 de diciembre de 1947).
2 Facts on File Yearbook. (NY:: Facts on File, Inc., 1948), p. 48.
3 J.C. Hurewitz, The Struggle for Palestine, (NY: Schocken Books, 1976), p. 308.
4 Facts on File Yearbook, (NY: facts on File, Inc 1948), p. 231.
5 Facts on File 1948, p. 231.
6 Howard Sachar, A History of Israel: From the Rise of Zionism to Our Time, (NY: Alfred A. Knopf, 1979), p. 322.
7 Netanel Lorch, One Long War, (Jerusalén: Keter, 1976), p.47; Ralph Patai, ed., Encyclopledia of Zionism and Israel, (NY: McGraw Hill, 1971), pp. 307-308.
8 Security Council Official Records, Special Supplement, (1948), p. 20.
9 Security Council Official Records, S/Agenda/58, (16 de abril de 1948), p. 19.
10 John Bagot Glubb, A Soldier with the Arabs, (Londres: Staughton and Hodder, 1957), p. 79.
11 Isi Leibler, The Case for Israel, (Australia: The Globe Press, 1972), p. 15.

Ir al inicio del libro: https://israelatina.com/2014/07/13/mitos-y-realidades-mitchell-geoffrey-brad/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: