ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“Yo judío”, Jorge Luis Borges Acevedo

BorgesxSabat

En 1934, la revista Crisol, una publicación de sectores de ultraderecha, le acusa por sus posiciones a favor de los judíos y de hecho le pone como mote, como si ello fuera un insulto, “Borgesjudío”.

En respuesta, Borges publica una proclama, Yo judío, en la que, según explica la filóloga  y crítica literaria María Gabriela Mizraje, el poeta y novelista expone que aunque corroborar un origen hebreo le es, pese a su empeño, esquivo, desearía encontrarle.

“No sé bien cómo celebrar ese arroyo de sangre israelita que corre por mis venas”, le cuenta por carta el autor de Ficciones a su amigo Maurice Abramowicz, un escritor de origen judíopolaco, apenas sucedida la epifánica lectura.

Mizraje destaca que la “fascinación” por la cultura judía está presente en Borges desde Fervor de Buenos Aires (1923) hasta el final de su vida, con la obra del filósofo holandés de origen sefardí Baruch Spinoza como una de sus principales pasiones.

Borges tomó contacto con la cultura sefardí en España, donde vivió desde 1918 a 1921 y tierra donde escribió una de sus primeros poemas, “Judería”, publicado en 1923.

La experta señala que este interés de Borges por el judaísmo no solo atraviesa su obra narrativa y poética, sino también sus conferencias y sus actos de compromiso público, como la redacción de proclamas y la firma de solicitadas, en contra del antisemitismo y en respaldo a Israel durante la Guerra de los Seis Días  (1967) .

Borges puso a prueba ese compromiso con el judaísmo en la década de 1930, cuando una creciente ola de antisemitismo se hace sentir también en Argentina y varios intelectuales locales, entre ellos el autor del poema El golem, salen a la palestra a sentar su posición.

Según investigaciones, el apellido materno del célebre escritor argentino, Acevedo, tiene efectivamente un origen sefardí, pero nunca se ha podido reconstruir la genealogía de los antepasados de Borges a un punto tal que se remonte en varios siglos hasta esas raíces y así poder comprobar o descartar esa raíz.

Es precisamente esa falta de certeza lo que, según Mizraje, hace admirable el compromiso de Borges con la cultura judía, compromiso que hubiera resultado “natural” de haberse comprobado una ligazón familiar pero que en el escritor resulta ser una conexión “intelectual y emocional”.

“Emociona la fidelidad de Borges con el judaísmo, porque podría haber tenido un momento de fascinación de juventud inicial, influenciado por sus amigos de entonces, pero él mantiene esto a lo largo de toda su producción”, destaca Mizraje.

“Podríamos decir que es un pacto de amor. No necesitamos la filiación corroborada de la sangre para reconocer esa pacto de amor de Borges”.

Yo judío*

Como los drusos, como la luna, como la muerte, como la semana que viene, el pasado remoto es de aquellas cosas que pueden enriquecer la ignorancia. Es infinitamente plástico y agradable, mucho más servicial que el porvenir y mucho menos exigente de esfuerzos.

Es la estación famosa y predilecta de las mitologías. ¿Quién no jugó a los antepasados alguna vez, a las prehistorias de su carne y su sangre?

Yo lo hago muchas veces, y muchas no me disgusta pensarme judío. Se trata de una hipótesis haragana, de una aventura sedentaria y frugal que a nadie perjudica, ni siquiera a la fama de Israel, ya que mi judaísmo era sin palabras, como las canciones de Mendelsohn.

Crisol, en su número del 30 de enero, ha querido halagar esa retrospectiva esperanza y habla de mi “ascendencia judía maliciosamente ocultada” (el participio y el adverbio me maravillan).
Borges Acevedo es mi nombre.

Ramos Mejía, en cierta nota del capítulo quinto de “Rosas y su tiempo”, enumera los apellidos porteños de aquella fecha para demostrar que todos, o casi todos, “procedían de cepa hebreo-portuguesa”.

Acevedo figura en ese catálogo: único documento de mis pretensiones judías, hasta la confirmación de Crisol.

Sin embargo, el capitán Honorio Acevedo ha realizado investigaciones precisas que no puedo ignorar. Ellas me indican el primer Acevedo que desembarcó en esta tierra, el catalán don Pedro de Acevedo, maestre de campo, ya poblador del “Pago de Arroyos” en 1728, padre y antepasado de estancieros de esta provincia, varón de quien informan los Anales del Rosario de Santa Fe y los documentos para la historia del Virreinato-abuelo, en fin, casi irreparablemente español.

Doscientos años y no doy con el israelita, doscientos años y el antepasado me elude. Estadísticamente los hebreos eran de lo más reducido.

¿Qué pensaríamos de un hombre del año cuatro mil, que descubriera sanjuaninos por todos lados?

Nuestros inquisidores buscan hebreos, nunca fenicios, garamantas, escitas, babilonios, persas, egipcios, hunos, vándalos, ostrogodos, etíopes, dardanios, paflagonios, sármatas, medos, otomanos, beréberes, britanos, libios, cíclopes y lapitas.

Las noches de Alejandría, de Babilonia, de Cartago, de Menfis, nunca pudieron engendrar un abuelo, sólo a las tribus del bituminoso Mar Muerto les fue deparado ese don.

* Revista Megáfono, 3, Nro. 12, pág. 60, Buenos Aires, Argentina. Abril de 1934.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: