ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

¡Una estrella de David en la bandera palestina!,

La bandera palestina en 1939 ¿Qué aspecto tenía?

Larousse-French-dictionary-from-1939-Palestine-is-Jewish-700x357

Éste es un diccionario Larousse francés de 1939. En el apéndice se enumeran todas las banderas del mundo de entonces por orden alfabético. Alemania en aquel momento tenía la bandera nazi repleta de svásticas, lo que demuestra que esto era antes de 1945.

Buscando por orden alfabético la bandera palestina encontramos ésta:

Palestine-Mandate-Jewish-Flag-300x187-1

Palestina entonces (el Mandato Judío) no era un Estado Soberano árabe-islámico o turco-circasiano del cual los perversos judíos se apoderaron.

A partir de 1920 y hasta 1948 el Estado de Palestina existía por derecho internacional, pero, al igual que todas sus principales instituciones, era JUDÍA. Hasta la década de 1960, el nombre “Palestina” se asociaba a algo Judío en todo el mundo. El hogar Judío de 4.000 años de antigüedad, la patria judía o “Tierra de Israel” o “Tierra Santa” eran sinónimos.

Los británicos como Mandatarios legales administraron, o mal administraron, el Estado parcialmente con la Auxiliar Judía hasta que los judíos recuperaron la soberanía oficial en 1948, declarando la Independencia.

La ONU no inventó Israel como algunos dicen.

Traducción: Silvia Schnessel© para Agencia de Noticias Enlace Judío México.

separador (1)

Palästina. Flagge von 1939

Die Abbildung zeigt das französische Wörterbuch Larousse, aus dem Jahr 1939. Im Anhang sind alle gebräuchlichen Flaggen der Welt in alphabetischer Reihenfolge aufgelistet. Sie werden bemerken, daß zu der Zeit die deutsche Flagge die Nazi-Fahne war, versehen mit dem Hakenkreuz, was beweist, daß dies vor 1945 war (vor 1945!)

Nun, schauen Sie, in alphabetischer Reihenfolge, nach der Flagge Palästinas. JA, es gibt eine. Wie sieht sie aus? Überrascht? Oh, aber Sie dachten (das jüdische Mandat) Palästina wäre ein islamisch-arabischer, -türkischer, tscherkessischer Souveräner Staat, den die schlimmen Juden eingenommen hätten, richtig?

Verwirrt? Von 1920 bis 1948 existierte nach internationalem Recht ein (class ‘A’ Mandate) Staat Palästina, aber der war wie alle seine Institutionen jüdisch. Bis in die 60er Jahre, klang der Name “Palästina” als etwas Jüdisches in den Ohren der Leute. Die 4000 Jahre alte jüdische Heimstätte oder das “Land Israel” oder das “Heilige Land” waren alle ein und dasselbe.

Die Briten als legale Mandatsträger über das Mandat [Palästina, seit dem 24. Juli 1922] verwalteten bzw. verwalteten den Staat schlecht, teilweise mit jüdischen Helfern, bis die Juden 1948 durch dieErklärung ihrer Unabhängigkeit die offizielle Souveränität zurück gewannen.

Die Vereinten Nationen erschafften Israel nicht neu, wie einige behaupten.

Übersetzung: Dr. Gudrun Eussner© Fuente: http://eussner.blogspot.fr/

separador (1)

Sorpresas que da la historia

¿Cómo era la bandera de la Palestina del Mandato?

En estos días ha circulado por las redes sociales una imagen del diccionario Larousse de 1939 en el que se mostraba la bandera de Palestina, que en esos momentos pertenecía al Mandato Británico. Para muchos habrá sido una sorpresa ver que se trataba de un símbolo judío con fondo azul, similar al actual Estado de Israel, y no alguna insignia árabe o islámica, o de la misma Gran Bretaña.

Investigamos la razón: la bandera colonial británica no era legal en virtud de los artículos del Mandato, y fue utilizada sólo por Gran Bretaña –que intentó colonizar infructuosamente Palestina.

La bandera británica colonial de Palestina no fue reconocida por la Sociedad de Naciones. La bandera legal y reconocida como se muestra en la edición Larousse 1924-1939 fue la bandera con el azul y blanco y una estrella de David amarilla.
Durante el Mandato Británico de Palestina desde 1920 hasta 1948, la bandera de facto fue la Union Jack del Reino Unido.

Esta bandera tenía un uso muy limitado, y no fue bien acogida por los árabes o judíos del territorio del Mandato de Palestina. Se basaba en la bandera roja británica (bandera civil) en lugar de la bandera azul (se utilizaba como base para las banderas de casi todos los otros territorios gobernados por los británicos en África y Asia).

Fuente: http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/61397/

separador (1)

El Consejo de la Liga de las Naciones:

Mientras que las principales potencias aliadas han acordado, con el propósito de dar cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 22 del Pacto de la Sociedad de las Naciones, en confiar a un Obligatoria seleccionados por dichas Potencias la administración del territorio de Palestina, que antiguamente pertenecieron al Imperio turco, dentro de tales límites que se establezca por ellos; y

Mientras que las principales potencias aliadas también han acordado que el Mandatario debe ser responsable de la puesta en vigencia de la declaración hecha originalmente el 2 de noviembre de 1917, por el Gobierno de Su Majestad Británica, y adoptadas por dichas potencias, a favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, quedando claramente entendido que no debe hacerse nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político que gozan los Judios en cualquier otro país; y

Considerando que el reconocimiento de ese modo se le ha dado a la conexión histórica del pueblo judío con Palestina ya las bases para reconstituir su hogar nacional en ese país; y

Mientras que las principales potencias aliadas han seleccionado Su Majestad Británica como el Mandatario para Palestina; y

Considerando que el mandato en relación con Palestina se ha formulado en los siguientes términos y presentado al Consejo de la Sociedad para su aprobación; y

Mientras Su Majestad Británica ha aceptado el mandato en relación con Palestina y comprometido a ejercerlo en nombre de la Liga de las Naciones, de conformidad con las siguientes disposiciones; y

Considerando que, en el antes mencionado artículo 22 (párrafo 8), que está previsto que el grado de autoridad, control o administración a ser ejercido por el Mandatario, no haber sido previamente acordado por los miembros de la Liga, se definirá explícitamente por el Consejo de la Sociedad de Naciones;

confirmando el dicho Mandato, define los términos de la siguiente manera:

ARTÍCULO 1.
El Mandatario deberá tener plenos poderes de legislación y de administración, ahorrar, ya que pueden estar limitadas por los términos de este mandato.

ART. 2.
El Mandatario deberá ser responsable de la comercialización del país en esas condiciones políticas, administrativas y económicas como asegurará el establecimiento del hogar nacional judío, tal como se establece en el preámbulo, y el desarrollo de las instituciones de autogobierno, y también para la salvaguardia de los derechos civiles y los derechos religiosos de todos los habitantes de Palestina, con independencia de la raza y la religión.

ART. 3.
El Mandatario deberá, siempre que las circunstancias lo permitan, fomentar la autonomía local.

ART. 4.
Una agencia judía apropiada deberá ser reconocido como un organismo público con el propósito de asesorar y cooperar con la Administración de Palestina en tales asuntos económicos, sociales y de otra índole que pueda afectar al establecimiento del hogar nacional judío y los intereses de la población judía en Palestina, y, a condición de que el control de la Administración para asistir y participar en el desarrollo del país.

La organización sionista, siempre y cuando su organización y constitución son, a juicio del Mandatario apropiado, se reconocerá como tal agencia. Se tomarán las medidas en consulta con el Gobierno de Su Majestad Británica para asegurar la cooperación de todos los Judios que están dispuestos a ayudar en el establecimiento de un hogar nacional judío.

ART. 5.
El Mandatario deberá ser responsable de ver que ningún territorio de Palestina será cedida o arrendada a, o de cualquier manera se coloca bajo el control del Gobierno de cualquier potencia extranjera.

1920-mandate_for_palestine

ART. 6.
La Administración de Palestina, al tiempo que garantiza que los derechos y posición de otros sectores de la población no se vean perjudicados, deberá facilitar la inmigración judía en condiciones adecuadas, y alentarán, en cooperación con la Agencia Judía se refiere el artículo 4, cerca de la liquidación por Judios en la tierra, incluyendo las tierras del Estado y tierras de desecho que no se necesiten para fines públicos.

ART. 7.
La Administración de Palestina será responsable de la promulgación de una ley de nacionalidad. No se incluirán en este provisiones de la ley enmarcadas a fin de facilitar la adquisición de la ciudadanía palestina por Judios que toman su residencia permanente en Palestina.

ART. 8.
Los privilegios e inmunidades de los extranjeros, incluidos los beneficios de la jurisdicción consular y protección que antes tenían Capitulación o uso en el Imperio Otomano, no serán aplicables en Palestina.

A menos que las potencias cuyos nacionales disfrutado de los antes mencionados privilegios e inmunidades en el 1° de agosto de 1914 deberán tener previamente renunciado al derecho a su restablecimiento, o se han comprometido a su no aplicación por un período determinado, estos privilegios e inmunidades , a la expiración del mandato, ser restablecido inmediatamente en su totalidad o con las modificaciones que se han acordado entre las Potencias interesadas.

ART. 9.
El Mandatario deberá ser responsable de que el sistema judicial establecido en Palestina deberá asegurar a los extranjeros, así como a los nativos, una garantía completa de sus derechos.

El respeto a la situación personal de los diversos pueblos y comunidades y por sus intereses religiosos se garantizará plenamente. En particular, el control y la administración de Wakfs se ejercerán de conformidad con la ley religiosa y las disposiciones de los fundadores.

ART. 10.
A la espera de la realización de acuerdos de extradición especiales relativas a Palestina, los tratados de extradición vigentes entre las Potencias extranjeras obligatorias y otras se aplicarán a Palestina.

ART. 11.
La Administración de Palestina adoptará todas las medidas necesarias para salvaguardar los intereses de la comunidad en relación con el desarrollo del país, y, con sujeción a las obligaciones internacionales aceptadas por el Mandatario, tendrá plenos poderes para establecer la propiedad pública o control de cualquier de los recursos naturales del país o de las obras públicas, servicios y empresas de servicios públicos establecidas o que se establezcan en el mismo. Se introducirá un sistema de tierra adecuado a las necesidades del país, teniendo en cuenta, entre otras cosas, a la importancia de promover el cierre de liquidación y el cultivo intensivo de la tierra.

La Administración podrá acordar con la agencia judía mencionada en el artículo 4 para construir u operar, en condiciones justas y equitativas, las obras públicas, servicios y empresas de servicios públicos, y el desarrollo de cualquiera de los recursos naturales del país, en la medida en que estas materias son no directamente realizada por la Administración. Las disposiciones mencionadas deberán establecer que no hay beneficios distribuidos por dicho organismo, directa o indirectamente, se extenderán a una tasa razonable de interés en la capital, y los beneficios adicionales serán utilizados por ella para el beneficio del país en una forma aprobada por la Administración .

ART. 12.
El Mandatario se confiará con el control de las relaciones exteriores de Palestina y el derecho a emitir exequátur a los cónsules nombrados por potencias extranjeras. También tendrá derecho a conceder protección diplomática y consular a los ciudadanos de Palestina cuando fuera de sus límites territoriales.

ART. 13.
Toda la responsabilidad en relación con los Santos Lugares y edificios religiosos o de los sitios en Palestina, incluido el de la preservación de los derechos existentes y de asegurar el libre acceso a los Santos Lugares, edificios religiosos y los sitios y el libre ejercicio del culto, garantizando al mismo tiempo las exigencias del orden público y el decoro, es asumido por el Mandatario, quien será responsable únicamente a la Liga de las Naciones en todos los asuntos relacionados con ellas, a condición de que ninguna disposición del presente artículo impedirá a la obligatoria de entrar en estos acuerdos que estime razonable con la Administración para el propósito de llevar a las disposiciones del presente artículo en vigor; y siempre también que nada en este mandato se interpretará como que confiere a la autoridad obligatoria para interferir con la tela o la gestión de los santuarios sagrados puramente musulmanes, de las inmunidades de los cuales están garantizados.

ART. 14.
Una comisión especial será nombrado por el Mandatario para estudiar, definir y determinar los derechos y reclamaciones en relación con los Santos Lugares y los derechos y las reclamaciones relativas a las diferentes comunidades religiosas en Palestina. El método de designación, la composición y las funciones de esta Comisión se presentará al Consejo de la Sociedad para su aprobación, y no podrán ser nombrados de la Comisión o entrar a sus funciones sin la aprobación del Consejo.

ART. 15.
El Mandatario deberá ver que la completa libertad de conciencia y el libre ejercicio de todos los cultos, con sujeción únicamente al mantenimiento del orden público y la moral, se garantizan a todos. No se hará ninguna discriminación de ningún tipo entre los habitantes de Palestina sobre la base de raza, religión o idioma. Ninguna persona será excluida de Palestina por el único motivo de su creencia religiosa.

El derecho de cada comunidad a mantener sus propias escuelas para la educación de sus propios miembros en su propio idioma, mientras que conforme a tales requerimientos educativos de carácter general como la Administración podrá imponer, no será negado o menoscabado.

ART. 16.
El Mandatario será responsable de ejercer dicha supervisión sobre las entidades religiosas o caritativa de todas las religiones en Palestina que puedan ser necesarios para el mantenimiento del orden público y el buen gobierno. Sin perjuicio de dicha supervisión, no se adopten medidas en Palestina para obstruir o interferir con la empresa de tales órganos o discriminar a cualquier representante o miembro de ellos en el suelo de su religión o nacionalidad.

ART. 17.
La Administración de Palestina puede organista de forma voluntaria las fuerzas necesarias para la preservación de la paz y el orden, y también para la defensa del país, sujeto, sin embargo, a la supervisión de la obligatoria, pero no podrá utilizarlos para fines distintos los de arriba especificado, con el consentimiento de la obligatoria. Excepto para tales fines, no hay militares, fuerzas navales o aéreas se plantearon o mantenidos por la Administración de Palestina.

Nada en este artículo se opondrá a la Administración de Palestina de contribuir al coste del mantenimiento de las fuerzas de la obligatoria en Palestina.

El Mandatario tendrá derecho en todo momento a utilizar las carreteras, ferrocarriles y puertos de Palestina para el movimiento de las fuerzas armadas y el transporte de combustible y suministros.

ART. 18.
El Mandatario deberá ver que no hay discriminación en Palestina contra los nacionales de cualquier Estado miembro de la Sociedad de Naciones (incluidas las empresas constituidas de conformidad con sus leyes) en comparación con los de la obligatoria o de cualquier Estado extranjero en los asuntos en materia de fiscalidad, el comercio o la navegación, el ejercicio de industrias o profesiones, o en el tratamiento de los buques mercantes o aeronaves civiles. Del mismo modo, no habrá discriminación en Palestina contra los productos originarios de o destinados a cualquiera de dichos Estados, y no habrá libertad de tránsito en condiciones de equidad a través del área de mandato.

Perjuicio de lo anterior y de las demás disposiciones de este mandato, la Administración de Palestina puede, con el asesoramiento de la obligatoria, imponer tales impuestos y derechos de aduana que considere necesario, y tomar las medidas que considere mejor para promover el desarrollo de los recursos naturales del país y salvaguardar los intereses de la población. También podrá, con el asesoramiento de la obligatoria, la conclusión de un acuerdo aduanero especial con un Estado del territorio de que en 1914 fue del todo incluido en Turquía asiática o Arabia.

ART. 19.
El Mandatario deberá adherirse en nombre de la Administración de Palestina ante las convenciones internacionales generales ya existentes, o que puedan concertarse en lo sucesivo con la aprobación de la Sociedad de Naciones, respetando el tráfico de esclavos, el tráfico de armas y municiones, o el tráfico en drogas, o en relación con la igualdad comercial, libertad de tránsito y de navegación, la navegación aérea y, la comunicación telegráfica y postal inalámbrica o la propiedad literaria, artística o industrial.

ART. 20.
El Mandatario cooperarán en nombre de la Administración de Palestina, la medida en que religiosa, social y otras condiciones pueden permitir, en la ejecución de cualquier política común adoptada por la Liga de las Naciones para la prevención y lucha contra las enfermedades, incluidas las enfermedades de las plantas y animales.

ART. 21.
El Mandatario deberá asegurar la promulgación dentro de los doce meses a partir de esta fecha, y velarán por la ejecución de una Ley de Antigüedades en base a las siguientes reglas. Esta ley deberá garantizar la igualdad de trato en la esfera de las excavaciones e investigaciones arqueológicas a los nacionales de todos los Estados Miembros de la Sociedad de Naciones.

(1) “Antigüedad” significa cualquier construcción o cualquier producto de la actividad humana anterior al año 1700 dC

(2) La ley para la protección de las antigüedades procederá por el estímulo en lugar de por la amenaza.

Cualquier persona que, habiendo descubierto una antigüedad sin que se suministra con la autorización contemplada en el apartado 5, los informes de la misma a un funcionario del Departamento competente, será recompensado de acuerdo con el valor del descubrimiento.

(3) Sin la antigüedad se puede disponer de excepción al Departamento competente, a menos que este Departamento renuncia a la adquisición de cualquier antigüedad.

No antigüedad puede salir del país sin una licencia de exportación de dicho Departamento.

(4) Cualquier persona que destruye maliciosamente o por negligencia o daños una antigüedad será responsable a una pena que se fije.

(5) No se permitirá la limpieza de suelo o la excavación con el objeto de encontrar antigüedades, bajo pena de multa, excepto a las personas autorizadas por el Departamento competente.

(6) términos equitativos serán fijados por la expropiación, temporal o permanente, de las tierras que podrían ser de interés histórico o arqueológico.

(7) La autorización para excavar sólo se concederá a las personas que presentan garantías suficientes de experiencia arqueológica. La Administración de Palestina no podrá, en la concesión de estas autorizaciones, actuar de tal manera que se excluya estudiosos de cualquier nación sin buenos motivos.

(8) El producto de las excavaciones se pueden dividir entre la excavadora y el Departamento competente en una proporción fijada por dicho Departamento. Si la división parece imposible por razones científicas, el excavador debe recibir una justa indemnización en lugar de una parte del hallazgo.

ART. 22.
Inglés, árabe y hebreo serán los idiomas oficiales de Palestina. Cualquier declaración o inscripción en árabe en los sellos o dinero en Palestina se repetirán en hebreo y en cualquier declaración o inscripción en hebreo se repetirán en árabe.

ART. 23.
La Administración de Palestina reconocerá los días santos de las respectivas comunidades en Palestina como días legales de descanso para los miembros de estas comunidades.

ART. 24.
El Mandatario deberá hacer al Consejo de la Sociedad de Naciones un informe anual a la satisfacción del Consejo en cuanto a las medidas adoptadas durante el año para llevar a cabo lo dispuesto en el mandato. Las copias de todas las leyes y reglamentos promulgados o emitidos durante el año se comunicarán con el informe.

ART. 25.
En los territorios que se encuentran entre el Jordán y el límite oriental de Palestina según lo determinado en última instancia, el Mandatario tendrá derecho, con el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones, posponer o suspender la aplicación de las disposiciones de este mandato que considere inaplicable a las condiciones locales existentes, y para que tal disposición de la administración de los territorios que considere adecuado a esas condiciones, siempre y cuando se tomará ninguna medida que sea incompatible con las disposiciones de los artículos 15, 16 y 18.

ART. 26.
El Mandatario de acuerdo en que, si cualquier conflicto lo debe surgir entre el Mandatario y otro miembro de la Sociedad de Naciones en relación con la interpretación o la aplicación de las disposiciones del mandato, dicha disputa, si no puede ser resuelta por negociaciones, será sometido a la Corte Permanente de Justicia Internacional prevista en el artículo 14 del Pacto de la Sociedad de Naciones.

ART. 27.
Se requiere el consentimiento del Consejo de la Liga de las Naciones para cualquier modificación de los términos de este mandato.

ART. 28.
En el caso de la terminación del mandato conferido por la presente el Mandatario, el Consejo de la Liga de las Naciones tomará las disposiciones que se consideren necesarias para salvaguardar a perpetuidad, en garantía de la Liga, los derechos garantizados por los artículos 13 y 14 , y deberá utilizar su influencia para asegurar, bajo la garantía de la Liga, que el Gobierno de Palestina honrará en su totalidad las obligaciones financieras contraídas legítimamente por la Administración de Palestina durante el período de su mandato, incluyendo los derechos de los funcionarios públicos a las pensiones o propinas.

El presente instrumento se depositará en el original en los archivos de la Sociedad de las Naciones y de las copias certificadas se remitirá por el Secretario General de la Liga de las Naciones a todos los miembros de la Liga.

Hecho en Londres el día veinticuatro del mes de julio, un mil novecientos veintidós.

Anuncios

Un comentario el “¡Una estrella de David en la bandera palestina!,

  1. generacionjudia
    20 noviembre, 2014

    Reblogueó esto en Generacion Judiay comentado:
    ¡Una estrella de David en la bandera palestina!,

    La bandera palestina en 1939 ¿Qué aspecto tenía?
    Éste es un diccionario Larousse francés de 1939. En el apéndice se enumeran todas las banderas del mundo de entonces por orden alfabético.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: