ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“La Doctrina Begin”, David Mandel

Anwar-Sadat-and-Menahem-Begin 

La Doctrina Begin, anunciada por el Primer Ministro Menahem Begin en junio de 1981, declara que Israel no permitirá que un país enemigo desarrolle armas de destrucción masiva contra Israel.

A principios de la década de los 70 el dictador iraquí Saddam Hussein decidió tener una bomba atómica para destruir Israel. Pidió a los franceses que le construyan un reactor nuclear para producir el plutonio necesario para fabricar bombas atómicas. Los franceses accedieron de muy buena gana.

Israel calculó que cualquier intento de destruir las instalaciones después de setiembre de 1981, cuando el combustible nuclear ya estaría adentro del reactor provocaría una radiación que afectaría a la población de Bagdad.

El jefe de la oposición, Shimon Peres, escribió una carta confidencial a Begin en la cual manifestaba su desacuerdo con la intención de Begin de destruir el reactor. Por suerte, Begin era el Primer Ministro y no Peres.

El 7 de junio de 1981 Begin ordenó que aviones F16 de la Fuerza Aérea de Israel, recientemente adquiridos, destruyesen las instalaciones nucleares de Irak, a una distancia de 1,600 kilómetros de Israel. Les bastaron dos minutos a los pilotos israelíes para bombardear y destruir el reactor.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Asamblea General condenaron la acción de Israel. Los Estados Unidos suspendieron el envío de aviones militares a Israel, diciendo que los F16 debían haber sido usados solo para acciones defensivas. Margaret Tatcher dijo que ataques armados como el que hizo Israel no se pueden justificar y representan una grave violación de la ley internacional. El New York Times, en un editorial condenó “la agresión de Israel”. La revista Time escribió que la acción de Israel haría más difícil conseguir la paz en el Medio Oriente. Francia dijo que “destruir el reactor nuclear no contribuye a la causa de la paz” dando a entender que ayudar a un dictador megalómano y cruel a tener una bomba atómica si contribuye a la paz.

Algunos años después Saddam Hussein invadió y anexó Kuwait. Si hubiese tenido la bomba atómica es probable que también hubiera conquistado Arabia Saudita y se hubiese convertido en el dueño del petróleo mundial.

La historia se repitió el 6 de setiembre del 2007. Corea del Norte estaba ayudando a Siria a construir un reactor para fabricar bombas atómicas. Estados Unidos sabía lo que pasaba pero prefería solucionar el problema por la vía diplomática. El Presidente Bush le dijo a Ehud Olmert, Primer Ministro de Israel, que enviaría a Condoleezza Rice, Secretaria de Estado, a Israel para que en una reunión de prensa conjunta Estados Unidos e Israel denuncien las intenciones de Siria. Olmert le dijo que no era necesario que la Sra. Rice viajase, y que Israel solucionaría el problema por su cuenta.

Olmert ordenó a la Fuerza Aérea Israelí bombardear y destruir el reactor. Luego, telefoneó a Bush y le informó lo que Israel había hecho. Bush se limitó a decir “Gracias”.

Ningún país condenó la acción de Israel excepto Corea del Norte. Los países árabes permanecieron en silencio, incluyendo Siria que nunca admitió que había estado construyendo una instalación nuclear. Mohamed El Baradei, egipcio, presidente de la Agencia Internacional de Energía Atómica fue el único que criticó la acción de Israel.

¿Cómo estaríamos si Olmert no hubiese destruido la planta nuclear de Siria, y esta hubiese caido en manos de ISIS? Uno tiembla sólo de pensar en eso.

La realidad es que ISIS, una organización fanática sunni, se diferencia sólo en ciertos puntos teológicos de la República Islámica de Irán, gobernada por un regimen de fanáticos de la secta shiita.

El futuro próximo dirá si Israel aplicará la Doctrina Begin por tercera vez.

David Mandel© Mi Enfoque #533. Diciembre 5, 2014,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: