ISRAEL LATINA

Magazine virtual ISSN: 1565-7442, 2da. Etapa

“La hipocresía europea, se quita la máscara y se pone el pasamontañas de Hamás

El 27 de diciembre de 2001, el Consejo de la Unión Europea adoptó una posición común y una regulación para combatir el terrorismo. Entre las medidas acordadas, congelar los fondos de las personas y organizaciones incluida en una lista ‘negra’ que debía ser, y ha sido, actualizada regularmente por nuevas decisiones del Consejo.

Ese mismo día, hace ahora casi 13 años, el Consejo incluyó a Hamas en esa lista, de donde no se ha movido. Al menos hasta ahora. Hamas impugnó su presencia y su consideración de grupo terrorista inmediatamente. Y en una polémica decisión aprobada hoy, el alto tribunal comunitario establece que la inclusión de Hamas en la lista “no está sustenta en hechos examinados y confirmados por autoridades competentes, sino por imputaciones factuales derivadas de los medios de comunicación y de Internet”.

Más de una década después, el Tribunal reprocha la actuación. Y recuerda que la “legislación de la Corte requiere que las decisiones estén sustentadas en elementos que hayan sido examinados y confirmados por las autoridades nacionales competentes”. Y por lo tanto, “anula las medidas apeladas mientras que, temporalmente, mantiene los efectos de las mismas para asegurar la efectividad de cualquier posible acción futura para congelar fondos”.

Eso sí, en su decisión, el Tribunal insiste en que “esta anulación, por cuestiones de procedimiento, no implican ningún pronunciamiento sustantivo sobre la cuestión de si Hamas debe ser clasificado como un grupo terrorista o no”.

La ‘pelota’, en manos del Consejo

Ahora, tras el dictamen de la corte de Luxemburgo, la pelota queda en manos del Consejo, que, según fuentes comunitarias, apelará la decisión. Según establecen los procedimientos, se abre ahora un plazo de dos meses para recurrir. Pero al no ser una interpretación de las leyes, y ni siquiera de los hechos en sí que haya podido cometer Hamas a lo largo de su existencia, sino de procedimiento, un cambio se antoja complicado.

Eso sí. Al ser el reproche no sobre la naturaleza, sino sobre los argumentos que presentó en 2001 el Consejo, justo después de los ataques del 11-S en Estados Unidos, eso mismo deja abierta una puerta. Por eso, pese a ordenar la retirada de las medidas, no pide que se “retiren” sus efectos durante un plazo de tres meses, hasta que acabe el proceso de apelación, por si los defectos registrados fueran subsanados.

Fuente: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=54276

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

“La Torre de Babel Ediciones”

“La Torre de Babel Ediciones”, es un proyecto editorial independiente, que propone la divulgación de autores isarelíes contemporáneos que escriben en español. Relatos, poemas y entrevistas. Novela histórica basada en hechos reales. Poesía erótica. Diferentes géneros para mirar esta sociedad.

Goodreads

“El último día”, Mina Weil

Monfalcone, en el noroeste de Italia, 1938.Una familia judía feliz. Una muchacha y las tiernas confusiones de la adolescencia. De repente, el aire se enrarece, los bordes de la realidad se resquebrajan; una ley anula los derechos de los judíos y los declara subhumanos. Antiguos fantasmas de muerte y dolor regresan desde relatos que parecían sólo eso, viejas historias. El exilio apresurado se vuelve la única alternativa. Hay, entonces, que abandonarlo todo, demoler, deshacer lo que era, tan naturalmente, la vida. Hay que hacerse adulto antes de haber dejado de ser niño. Habrá un último día en a escuela y en la casa, habrá un puerto y un barco, habrá la vaga imagen de una Argentina de la que sólo se conoce el sabor de ciertos caramelos de nombre divertido. En las maletas apenas cabe lo imprescindible – y también los símbolos lo son: la valijita de cartón de un fugitivo de otra guerra, los candelabros de Shabat envueltos en los decretos antijudíos. Desde la cubierta del barco, reiterando sin saberlo la antigua mirada del desterrado, Anna aprende definitivamente que la vieja Historia es parte de su propia biografía. “El último día” es un relato de amores naturales y violencias incomprensibles, de bruscos crecimientos y envejecimientos prematuros. No hay en él rencor o estridencias, sino una dolida denuncia y, sobre todo, la apretada nostalgia que desea recuperar y preservar, mediante la palabra amorosa, lo que nunca debió perderse del modo en que se perdió. Florinda Friedman Goldberg. (Docente e investigadora de Literatura Latinoamericana Universidad Hebrea de Jerusalén y Universidad de Tel Aviv)

“Juglarías” …un poeta en Israel…

Juglarías, la poesía de los hombres y mujeres que abrazan el devenir vital con intensidad estableciendo ese vínculo maravilloso entre vida y literatura. Y pese a la presión del docto en la torre de su castillo, las juglarías se convierten enclerecias, y los hombres y mujeres que las escriben en sabios de sangre instruída con una analítica sanguínea desbordante de historias y experiencias. El texto Juglarías, un poeta en Israel, está escrito entre duelos y quebrantos, entre alegrías y entusiasmos y con una prosa poética natural y profunda. La lírica de Juan Zapato, su autor, es realista, a veces agnóstica en cuanto a lo ulterior; otras de poso infantil ante lo pretérito, en otros casos, como en sus relatos, de tono antropológico pero sin la ausencia de una mirada poética. Todo un testimonio vital fundamentado en el tiempo y el espacio de los años que han pasado desde el inicio de la vida del autor en Argentina a la madurez en Israel tras su aliá. Vida y literatura, elementos inseparables. Textos que nacen del devenir diario y que Juan Zapato ofrece al lector para humanizarse y humanizarnos. Esperanza, a veces casi agotada, la que el autor nos desvela ante el conflicto de su tierra, y saltos a la metáfora vital y a la ataraxia, para descansar de tanto nudo gordiano. Juglarías, un poeta en Israel es vida, un cuaderno de viaje al fin de al cabo. Es una muestra de cómo Juan Zapato hace literatura de su experiencia escogiendo segmentos de aquel momento y aquel lugar que, por un pequeño capricho del cosmos, destacaron sobre otros para ser contados en prosa o poesía. Jesús Sordo Medina (Revista Homo Homini Sacra Res)

A %d blogueros les gusta esto: